Hace dos semanas una mujer nos acercó a la radio una billetera con toda la documentación (cédula verde, registro, DNI, tarjetas, entre otros) de un hombre de Ituzaingó, Buenos Aires.

Queríamos avisarle que sus pertenencias estaban con nosotros, sin embargo no había ningún teléfono o contacto para localizarlo.

Decidimos buscarlo por Facebook –hoy en día las redes sociales son muy útiles para estas cosas-, pero tampoco tuvimos éxito. Sin embargo, nos aparecieron otras personas con el mismo apellido compuesto, y supusimos que podían ser familia: nos tiramos el lance y contactamos a este señor. Mirando en ese perfil, nos encontramos con quien buscábamos, quien tenía su cuenta con otro apellido. Ahí llegó el alivio. Le enviamos un mensaje privado, le contamos que teníamos sus pertenencias y sentimos que del otro lado la felicidad y la tranquilidad también había llegado. Lamentablemente, él ya estaba de regreso en Buenos Aires, pero, así como las redes pueden ayudarnos, también la facilidad y rapidez del correo pueden hacerlo. Coordinamos en llevarle su billetera al correo el lunes, evitando así que tenga que volver a tramitar todo nuevamente y, hoy ya tiene todo en sus manos.

Esta mañana me desperté con un mensaje de Daniel, así se llama este turista que perdió sus cosas, donde me contaba que ya tenía todo, con fotos incluidas (que compartimos más abajo), y con la alegría de saber que no necesita pedir un turno nuevo para ningún documento.

En varias oportunidades sus palabras fueron “no sé como agradecerte” o “¿cómo puedo pagarte?“, y mi respuesta siempre fue la misma: “todos deberíamos hacer lo mismo“. Y es así, todos tendríamos que actuar siempre de esta manera, devolver lo ajeno, ayudarnos, hacer uso útil de las redes, utilizar la radio como nexo y dar una mano en lo que podamos.

Agradecemos a quien nos trajo la billetera de Daniel a la radio, no le preguntamos su nombre, pero fue el primer eslabón para que él tenga sus cosas hoy. Estas son las acciones que nos dignifican como personas y que realzan los valores de nuestra localidad balnearia.

Le enviamos un abrazo enorme a Daniel, quien se ha mostrado siempre agradecido, nos alegramos mucho de que tenga sus pertenencias con él.

Desde Radio Claromecó, les recordamos que siempre que encuentren algo que no les pertenece, pueden acercarlo acá (Calle 9 y Callejón), y quienes las pierden también pueden pasar para ver si llegan y nosotros se lo guardamos.

Comentá con Facebook