Como ocurría días anteriores, autores ignorados utilizaron partes de las bajadas accesibles de la costanera para encender fogatas.

Según se supo, este año se instalaron unos 240 metros que prácticamente se vandalizaron durante el transcurso de la temporada.